Novelia Escritores
Bienvenidos a Novelia Escritores, Comunidad de Escritores Noveles en Internet.
Lee bien las normas antes de registrarte y recuerda que si estás aquí es porque tienes una pasión: la escritura.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Fuegos de artificio
Miér Nov 04, 2015 6:48 am por pedrogfleming

» Vórtice
Jue Ago 13, 2015 8:01 am por pedrogfleming

» Janecka
Miér Jun 24, 2015 4:22 am por pedrogfleming

» ¡Hola a tod@s!
Lun Jun 22, 2015 12:15 am por Josse

» Imprenta por demanda
Vie Jun 12, 2015 10:38 pm por graficaprosa

» Imprenta por demanda
Vie Jun 12, 2015 10:38 pm por graficaprosa

» Concurso literario
Jue Jun 11, 2015 8:03 pm por EscritoraNovel

» Hola a todos.
Sáb Abr 04, 2015 7:02 pm por Nickonero

» Los mitos de Cthulhu-HP Lovecraft
Sáb Abr 04, 2015 6:58 pm por Nickonero

Taller de escritores
Novelia Escritores Colgada la SEXTA lección :)
Noviembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930   

Calendario Calendario

CONTACTA
Novelia Escritores noveliaescritores@gmail.com
Únete al movimiento
CLIC en la imagen para ver de qué va.

El hielo que me congelaba no lo derritiría ni tus lágrimas [Act. 11/12]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El hielo que me congelaba no lo derritiría ni tus lágrimas [Act. 11/12]

Mensaje por La Mala del Cuento el Lun Ago 09, 2010 10:36 pm

Y este frío que me hiela el alma y hasta la punta de cada uno de mis cabellos me hace tiritar y abrazarme las rodillas con fuerza, haciendo que me haga daño en los nudillos. Mis ojos lloran angustias del pasado, del presente y del futuro. Entre sollozos susurro tu nombre al viento, intentado que se lo lleve lejos de mí, pero siempre vuelve, siempre. Las flores marchitas se acumulan en el agua de mi bañera llena de agua helada, pero no pienso salir de aquí. Los pétalos acarician la piel de mi cuerpo intentando imitar inútilmente el suave roce de tus manos, pero es algo realmente imposible. Una y otra vez te he perdonado como una estúpida, un juego divertido he sido para ti, ¿verdad? ¡Qué bonito se siente ahora el frío por mi cuerpo, sintiendo como adormece cada parte de mi ser y sumiéndome en un estado apacible! Sí, echaba de menos esto, pero nunca imaginé que volvería a estar tan relajada tan cerca de la muerte. Me sumerjo lentamente mientras que los dientes me tiritan haciendo ruido y creando una tonta sonrisa en mi rostro. En mi mente aparece tu cara, tus ojos, tu pelo, tu olor, tus palabras que me dedicabas, pero solamente aquellas que eran bonitas; de esas que sabías que se me encogía el corazón al leerlas y me daban ganas de darte abrazos. Sí, de abrazarte con tanta fuerza que me doliesen los brazos y el pecho al apretujarme contra ti, de darte un beso o de decirte cualquier tontería de esas que a ti te pintaban una sonrisa en la cara y a mí me sacaban los colores. En efecto, esas son las penas del pasado y las del futuro ya las dejé de pensar. El mañana se termina hoy mismo.

El agua ya cubre mi cabeza y me atrevo a abrir los ojos bajo el agua, viendo los destellos de los pétalos de colores sobre mí. Necesito ser valiente, unos segundos y no habrá ya más problemas. Me llega el sonido apagado de tus puños golpeado la puerta del baño. Diantres, se me había olvidado quitarte las llaves de mi casa la noche anterior. Tampoco es que importe mucho ya. Me escuecen los pulmones y el sonido atronador de mi corazón palpita en mis oídos, pero sólo un poco más, diez segundos. Cuando ya la luz de mis ojos se va haciendo más tenue, la puerta se abre y sabes perfectamente lo que ha sucedido. Me sacas del agua y una sensación de mareo insoportable sustituye a la pasmosa calma en la que me había sumido y empezaba a disfrutar. Gritas cosas que no tienen sentido, que impactan contra mis oídos y entran como un torrente que me hace doler la cabeza. Intento balbucear un suéltame o algo parecido, pero las lágrimas de tus ojos me hieren aún más que todo el dolor que soporta mi cuerpo. Dices que soy una egoísta y que no entiendes por que hago una cosa así. Dices que me quieres y que siempre lo harás, pero has vuelto a fallar. Tu camisa huele a perfume de mujer, un olor fuerte y penetrante muy diferente del de esencia de flores que me regalaste hace unos meses. ¿Y tú me preguntas por qué hago esto? Primero quiero que me expliques porque eres tan jodidamente cautivador y te acabo perdonando siempre, después te explicaré mis motivos.


PD: Me llamo Wint, de winter, o por lo menos así era después de salir de la bañera. Espero tener otro pequeño momento para contarte que sucedió después.




¡Espero que os haya gustado!


Última edición por La Mala del Cuento el Sáb Dic 11, 2010 2:49 pm, editado 2 veces
avatar
La Mala del Cuento
Página en blanco

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 09/08/2010
Localización : Helsinki.

Ver perfil de usuario http://www.lamaladelcuentonoestanmala.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El hielo que me congelaba no lo derritiría ni tus lágrimas [Act. 11/12]

Mensaje por LizVargas el Mar Ago 10, 2010 6:45 am

Vaya, que valiente al intentar ahogarse, al menos yo, hubiera sacado la cabeza a los dos minutos.
Como sugerencia, podrías intentar separar el texto en párrafos, así no parece tan pesado de leer Very Happy

_________________



avatar
LizVargas
Padece el mal de Don Quijote

Mensajes : 1081
Fecha de inscripción : 06/04/2010
Edad : 23
Localización : Exchanging body heat in the passenger's seat

Ver perfil de usuario http://wherethefuckisnarnia.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: El hielo que me congelaba no lo derritiría ni tus lágrimas [Act. 11/12]

Mensaje por anasthinkings el Mar Ago 10, 2010 11:44 am

Es muy bonito, me encantan tus descripciones de los sentimientos y una vez que empiezas a leer el texto no puedes parar Smile
¡Buen trabajo! What a Face

_________________



http://anasthinkings.blogspot.com/

Gracias por tu regalo, amiga invisible ^^
avatar
anasthinkings
Moderadora de juegos

Mensajes : 1909
Fecha de inscripción : 26/02/2010
Localización : Valencia

Ver perfil de usuario http://www.anasthinkings.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El hielo que me congelaba no lo derritiría ni tus lágrimas [Act. 11/12]

Mensaje por andras el Mar Ago 10, 2010 1:57 pm

me gustará leer más, cuandotengas tiempo. Me gusta tú forma de escribir.
avatar
andras
Página en blanco

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 05/08/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El hielo que me congelaba no lo derritiría ni tus lágrimas [Act. 11/12]

Mensaje por La Mala del Cuento el Mar Ago 10, 2010 3:21 pm

Liz, el texto no estaba separado porque es así, todo junto jajaja. Pero sí, admito que al ver algo así de largo siempre echa para atrás. Voy a mirar a ver donde lo puedo partir Smile

En verdad, tengo más textos sobre esta pareja (que nos falta conocer a él ) pero en sí es una historia larga que he comenzado a escribir aunque sigo escribiendo trocitos pequñitos como éste Very Happy

La próxima actu es el punto de vista de él sobre la misma escena.
avatar
La Mala del Cuento
Página en blanco

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 09/08/2010
Localización : Helsinki.

Ver perfil de usuario http://www.lamaladelcuentonoestanmala.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El hielo que me congelaba no lo derritiría ni tus lágrimas [Act. 11/12]

Mensaje por K. Makolin el Sáb Oct 30, 2010 7:32 am

Mira que hay que animarse a eso Neutral Ahogarse es algo que me impresiona.
Me ha gustado demasiado, es algo irremediable jaja.

Igual me gustaría hacerte algunas correciones:

Y este frío que me hiela el alma y -esta "y" podrías reemplazarla con una coma- hasta la punta de cada uno de mis cabellos me hace tiritar y abrazarme las rodillas con fuerza, haciendo que me haga daño en los nudillos. Mis ojos lloran angustias del pasado, del presente y del futuro. Entre sollozos susurro tu nombre al viento, intentado que se lo lleve -creo que "lo lleve" quedaría mejor- lejos de mí, pero siempre vuelve, siempre. Las flores marchitas se acumulan en el agua de mi bañera llena de agua helada, pero no pienso salir de aquí. Los pétalos acarician la piel de mi cuerpo intentando imitar inútilmente el suave roce de tus manos, pero es algo realmente imposible. Una y otra vez te he perdonado como una estúpida, un juego divertido he sido para ti, ¿verdad? ¡Qué bonito se siente ahora el frío por mi cuerpo, sintiendo -una coma en lugar del verbo de "sentir"- como adormece cada parte de mi ser y sumiéndome en un estado apacible! Sí, echaba de menos esto, pero nunca imaginé que volvería a estar tan relajada tan cerca de la muerte. Me sumerjo lentamente mientras que los dientes me tiritan haciendo ruido y creando una tonta sonrisa en mi rostro. En mi mente aparece tu cara, tus ojos, tu pelo, tu olor, tus -podrías usar "las" en lugar de repetir "tu o "tus"- palabras que me dedicabas, pero solamente aquellas que eran bonitas; de esas que sabías que se me encogía el corazón al leerlas y me daban ganas de darte abrazos. Sí, de abrazarte con tanta fuerza que me doliesen los brazos y el pecho al apretujarme contra ti, de darte un beso o de decirte cualquier tontería de esas que a ti te pintaban una sonrisa en la cara y a mí me sacaban los colores. En efecto, esas son las penas del pasado y las del futuro ya las dejé de pensar -"y, las del futuro, ya las dejé de pensar"-. El mañana se termina hoy mismo.

El agua ya cubre mi cabeza -"El agua cubre mi cabeza"- y me atrevo a abrir los ojos bajo el agua, viendo los destellos de los pétalos de colores sobre mí. Necesito ser valiente, unos segundos y no habrá ya más problemas. Me llega el sonido apagado de tus puños golpeado la puerta del baño. Diantres, se me había olvidado quitarte las llaves de mi casa la noche anterior. Tampoco es que importe mucho ya. Me escuecen los pulmones y el sonido atronador de mi corazón palpita en mis oídos, pero sólo un poco más, diez segundos. Cuando ya la luz de mis ojos se -"Cuando la luz de mis ojos se(...)"- va haciendo más tenue, la puerta se abre y sabes perfectamente lo que ha sucedido. Me sacas del agua y una sensación de mareo insoportable sustituye a la pasmosa calma en la que me había sumido y empezaba a disfrutar. Gritas cosas que no tienen sentido, que impactan contra mis oídos y entran como un torrente que me hace doler la cabeza. Intento balbucear un suéltame o algo parecido, pero las lágrimas de tus ojos me hieren aún más que todo el dolor que soporta mi cuerpo. Dices que soy una egoísta y que no entiendes por que hago una cosa así. Dices que me quieres y que siempre lo harás, pero has vuelto a fallar. Tu camisa huele a perfume de mujer, un olor fuerte y penetrante muy diferente del de esencia de flores que me regalaste hace unos meses. ¿Y tú me preguntas por qué hago esto? Primero quiero que me expliques porque eres tan jodidamente cautivador y te acabo perdonando siempre, después te explicaré mis motivos.


PD: Me llamo Wint, de winter, o por lo menos así era después de salir de la bañera. Espero tener otro pequeño momento para contarte que sucedió después.



Algunas son solo sugerencias, pero igual espero otro más de tus relatos Smile Muchísima suerte.
avatar
K. Makolin
Buscahistorias

Mensajes : 390
Fecha de inscripción : 03/10/2010
Edad : 23
Localización : Wonderland

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El hielo que me congelaba no lo derritiría ni tus lágrimas [Act. 11/12]

Mensaje por La Mala del Cuento el Sáb Dic 11, 2010 2:49 pm

Hoy he madrugado y he ido a comprarte flores. Las he mandado llevar a tu oficina con una nota roja, pero sin nada escrito. Tú ya sabes lo que eso significa, mi mayor arrepentimiento. Bien sabes que no me puedo resistir a las mujeres, pero en el fondo te quiero y aunque intentes evitarlo; tú también. Si es que eres lo más importante de mi vida, no sabes hasta que punto me complacen tus abrazos cuando llego a casa o una simple sonrisa al despertarme; pero lo he fastidiado todo una vez tras otra y cada vez más a menudo me pregunto por que diantres me perdonas. A veces quiero alejarme de ti, marcharme una noche sin decirte adiós y no volver, abandonar esta tortura para ambos; pero otras me doy cuenta de lo mucho que te necesito y tú a mí. Dioses, si es que lo tenía todo pensado. Había reservado mesa en tu restaurante favorito, me convertí en el joven alocado que te enamoró y me enfundé mi chaqueta de cuero que tantos abrazos te dio; pero el diablo me ha tentado de nuevo, vestido esta vez con un delicado vestido de seda negro. ¡Si sólo hubiese esperado tres minutos ya no te habría llamado y no te habrías hecho ilusiones con el plan de la noche! Si es que cada vez me hundo más. Estaba dispuesto a arreglarlo todo esta noche, quería darte otra de esas veladas de risas, de sueños adolescentes y cantarte al oído mientras tocaba la guitarra. Ahora lo único que me preocupa es llegar lo más rápido posible a casa mientras que intento quitarme este intenso olor a colonia barata de mujer. Deberías matarme, o por lo menos torturarme por un largo tiempo. No te merezco y mucho menos tu amor que se desangra con cada uno de mis actos. Las escaleras se difuminan a mi paso, abro la puerta en un abrir y cerrar de ojos, pero algo va mal; realmente mal. La casa está extrañamente silenciosa, huele a aquel incienso que te había regalado que decías que olía a muerte y se escucha la radio desde nuestra habitación. Odias la radio y el incienso. Corro hacia la habitación con el pulso de mi corazón palpitándome en los oídos, pero allí no hay nadie. Veo que has estado revolviendo todo el armario hasta encontrar aquellos pantalones ajustados y aquellas camisetas de grupos que muy pocos conocíamos para nuestra cita. Dioses, siempre he dicho que hemos tenido un vínculo mental. No se oye nada más en casa, pero veo la puerta del baño cerrada y voy hacia allí. Aunque no me lo hayas dicho se que te da miedo cerrar la puerta por si pasa algo. Joder ¿y aún por encima has cerrado con pestillo? Golpeo la puerta mil veces seguidas con mis puños mientras que no dejo de gritar tu nombre, pero no recibo contestación alguna. Con todas mis fuerzas, mi rabia contenida, mis ganas de amarte y mi desesperación arremeto contra la puerta y logro abrirla. En una milésima de segundo veo todos los recovecos del pequeño baño pero tú no estás allí. El tiempo se para mientras que me acerco lentamente hacia la bañera. Veo todas las flores del ramo que te he enviado esta misma mañana esparcidas por el agua, con un grito gutural me lanzo hacia la bañera y en tus ojos puedo ver la muerte. Te saco del agua con lágrimas en los ojos y te abrazo con fuerza, apretándote contra mi pecho para sentir tu leve respiración sobre mi oído. Grito cosas sin sentido que se tragan tu leve balbuceo que ni siquiera entiendo. Eres una egoísta, escucho que salen de mi boca esas palabras, pero no sé lo que digo y necesito serenarme. Me miras fijamente a los ojos mientras ves como se escurren mis lágrimas como ríos de pena. Veo la rabia y el perdón en tus ojos, que solamente consiguen que me enfurezca aún más conmigo mismo. Siento tu cuerpo helado y te saco de la bañera inmediatamente. Te envuelvo con la toalla y te abrazo con todas mis fuerzas mientras que seguimos en el suelo de plaquetas grises y feas que hacen todavía más lúgubre aquel instante. Mi pequeña Wint, la fría amante del invierno, por favor no te aferres a ese hielo que congela tu alma, tu vida y tu cuerpo. Susurras que me odias y asiento con la cabeza, mucho más asco me tengo yo a mí mismo. Me pregunto que hubiese pasado si en aquel veintisiete de un frío febrero no te hubieses acercado a mí para ofrecerme un cigarrillo. Quizás hubiese muerto y ni tú ni yo hubiésemos sufrido tanto, pero esa es otra historia que te contaré más adelante; primero tengo que regalarle cariño y besos de esquimal a mi fría Wint, aunque ella odia este tipo de cosas.

PD: Puedes llamarme Aleksi, el cabrón que debería querer un poco más a Wint.



________________________________________________

Bueeeeeeeno, después de siglos sin volver por aquí :$ os dejo otro trocito.
Es el punto de vista de Aleksi de la misma escena que la primera y de momento es lo único narrado por él.
¡Espero que os haya gustado!
avatar
La Mala del Cuento
Página en blanco

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 09/08/2010
Localización : Helsinki.

Ver perfil de usuario http://www.lamaladelcuentonoestanmala.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El hielo que me congelaba no lo derritiría ni tus lágrimas [Act. 11/12]

Mensaje por K. Makolin el Dom Dic 12, 2010 7:52 am

Ahh nooo, eres cruel. Estuve a punto de llorar de rabia, Aleksi es un...grrr, ni siquiera tengo palabras...maldito hombre débil ¬¬
Quiero más de esto, ojalá sigas mejorando Mala:) -se me hace raro llamarte La Mala del Cuento O.o-

Espero el próximo. Mucha suerte;)
avatar
K. Makolin
Buscahistorias

Mensajes : 390
Fecha de inscripción : 03/10/2010
Edad : 23
Localización : Wonderland

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El hielo que me congelaba no lo derritiría ni tus lágrimas [Act. 11/12]

Mensaje por La Mala del Cuento el Dom Dic 12, 2010 1:00 pm

Uuuuy, aun queda mucho por conocer de Aleksi, te aseguro que se va a hacer querer de verdad jajaja.Ya iremos viendo como es, en verdad.
Puedes llamarme Ambrose jajaja que es como se me conoce por la webbbb jajajajaja : D
avatar
La Mala del Cuento
Página en blanco

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 09/08/2010
Localización : Helsinki.

Ver perfil de usuario http://www.lamaladelcuentonoestanmala.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El hielo que me congelaba no lo derritiría ni tus lágrimas [Act. 11/12]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.